De espaldas al volcán, obra que retrata la vida cotidiana en Puebla,a cargo de la Compañía Nacional de Teatro

Evolución México

  • En el marco del programa En compañía de la Compañía; puesta en escena dirigida por José Acosta, del 25 al 28 de julio, en el Teatro del CCU de la BUAP

Como parte del programa En compañía de la Compañía, que tiene la finalidad de fomentar lazos artísticos al interior de la República Mexicana, la Compañía Nacional de Teatro (CNTeatro) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, en coproducción con la Compañía Titular de Teatro del Complejo Cultural Universitario (CCU) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), estrenará De espaldas al volcán del 25 al 28 de julio, a las 19:00, en el Teatro del CCU de la BUAP, en Puebla.

Esta puesta en escena, resultado del laboratorio de creación escénica dirigido por José Acosta, director de la obra, presenta una visión sobre la ciudad de Puebla en la época contemporánea. Explora la naturaleza del ser humano, de los actores y la ficción en tres líneas narrativas que surgen de una introspección previa que permitió a cada uno de los protagonistas externar sus propias inquietudes y preocupaciones.

“La historia lineal es sobre una niña indígena que quiere aprender a leer y escribir, en la que, como sociedad, vemos el complejo futuro de muchos jóvenes en nuestro país. La última parte está conformada por escenas que nosotros generamos durante el laboratorio, son pequeños respiros de color para hablar precisamente de la cantidad de máscaras que llevamos en la vida y cómo le hacemos para quitárnoslas o para asumirlas como parte de nuestra realidad”, explica Gabriela Núñez, actriz del elenco estable de la CNTeatro.

Uno de los propósitos en De espaldas al volcán es explorar las historias que suceden en la vida cotidiana de los poblanos. “La idea es retratar cómo es la vida en Puebla: sus preocupaciones, lo que les duele o los enternece, así como el lugar de nuestra cabeza y corazón como jóvenes, artistas y habitantes de esta ciudad”, agrega.

Como parte de este proceso, dice Núñez, José Acosta nos preguntó: “Si tuvieras la oportunidad de tener por cinco minutos un auditorio de mil personas, ¿qué sería para ti muy importante decirles?” De ahí empezamos a generar una gran cantidad de escenas que el dramaturgo Noé Lynn y el director armaron poco a poco y que resultó en lo que ahora es este montaje.

Hay tres partes fundamentales del montaje —comenta—, la primera es el grupo de actores que se prepara para las escenas. Nos pareció importante hablar del trabajo que hacemos como actores y mostrarle al público cómo nos preparamos para vivir la ficción y asumir circunstancias que no son las propias para generar esas emociones.

Olaff Herrera, otro de los integrantes del elenco, menciona que “en el laboratorio, trabajamos sobre lo que los actores intentamos decir a partir de nuestras inquietudes, reflexiones e introspecciones. El trabajo partió del entrenamiento, los ejercicios y los experimentos para ir presentando escenas que hablaran desde nuestra propia voz. Se hizo un desglose y un filtro de las escenas que se presentaron para buscar una línea que conectara cada una de las historias.

“Dentro de estas líneas se enlaza algo muy interesante, que es hablar de nuestra condición humana como actores, personas y personajes, sin olvidar que siempre actuamos, nos ponemos y nos quitamos la máscara. Nos permitimos un vistazo hacia la ficción para hablar de la ingenuidad, de la soledad, los sueños, los anhelos, las pasiones y los miedos”, explica.

La obra, con dramaturgia de Noé Lynn, es resultado de un laboratorio escénico en el que participan dos actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro: Olaff Herrera y Gabriela Núñez, y los actores de la Compañía de Teatro de la BUAP: Rocío Gilbón, Erik Josafat, Karla Muñoz de Cote, Izhac Sagan, Joshua Sánchez, Alberto Sangabriel, Baruk Serna y Male Villegas.

La Compañía Titular de Teatro del CCU-BUAP se encargó del diseño de escenas. El equipo creativo está conformado por Héctor Miguel González y Cristina Zempoalteca, como asistentes de producción; César Gabriel Cepeda Sánchez, como diseñador de iluminación, espacio escénico y vestuario; Irma Juana Olmedo, como encargada de Entrenamiento escénico y dramaturgia corporal, y Teresa Rábago, en Dramaturgia del actor.

Asimismo, participan Magdalena Moreno, como productora general; José Acosta, como director de escena; Alberto Rosas Argáez, como diseñador sonoro; Luis Fernando Ramírez Sosa, como asistente de la producción y Carlos Enrique López Báez, como asistente administrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *