ROBAN TAPONES

Anival Bravo

En cuestión de minutos, delincuentes robaron ayer tapones de vehículos estacionados en la cuarta y quinta calle de Fiallo,esto, aproximadamente  las 18:38 horas, sin que elementos de la Policía Municipal y Estatal, intervinieran, debido a la falta de interés por parte de los encargados de brindar seguridad al patrimonio y el bienestar de la sociedad oaxaqueña.

Vecinos de esas calles denunciaron que los presuntos delincuentes fingen ser personas indigentes, mismas que al ver un lugar abandonado, “empiezan a robar  autopartes de los vehículos ahí estacionados, andan con bolsas de plástico de color negro y cajas de cartón donde meten  lo que se roban”.

Roberto comentó que“no nos explicamos como a plena luz del día operan estos delincuentes se ponen, ésto, ante el beneplácito de las autoridades municipales y estatales, las cuales permiten y toleran, primero a los vendedores ambulantes y ahora a los delincuentes, los cuales están bien coordinados para delinquir y apoyados por las autoridades ministeriales, que permiten que sigan haciendo de las suyas”, indicó.

Pedro destacó que “en los últimos meses se han registrado asaltos a personas que tienen la mala fortuna de deambular por la noche o incluso antes, sin que nadie haga nada, al contrario, parece que las autoridades defienden a esas lacras”.

Javier, uno de los perjudicados dijo, “esto no puede seguir sucediendo en la ciudad, durante toda la semana, precisamente para evitar ser objeto de la delincuencia guardo mi vehículo en una pensión, sin embargo, ayer aproximadamente a las 19:00 horas, cuando salí para llevar a cenar a mi familia, me percate que se llevaron los tapones, entonces ¿Y la policía?Coincidieron en cuestionar ¿A dónde van a parar nuestros impuestos? Tal parece que la delincuencia le está ganando a las autoridades, siendo los más perjudicados los ciudadanos que cumplen con pagar sus impuestos.

En la doceava calle de Independencia, en el centro de la ciudad,  vecinos colocaron una manta en la que les hacen saber a los delincuentes, que están unidos para enfrentarlos, lo anterior, al no existir una vigilancia real y contundente en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *